Emergencia PYME: nuestra única bandera es la producción y el derecho al trabajo.

Emergencia PYME: nuestra única bandera es la producción y el derecho al trabajo.

Nos constituimos porque estamos cansadas de esperar la unión del sector PYME. La situación es desesperante. Día a día vemos como cierran empresas y se pierden puestos de trabajo. Día a día vemos familias desesperadas ante el panorama desolador y la ausencia de políticas públicas para el sector. Día a día nos angustiamos a la hora de sacar cuentas para invertir o contratar gente, de pagar los servicios, de pagar los impuestos, de pagar los salarios correspondientes en tiempo y forma.

Somos mujeres de distintas edades, partes del país y experiencias. Estamos constituidas por empresarias, pequeñas emprendedoras, comunicadoras y trabajadoras de la cultura.

Como mujeres sabemos que la sociedad nos cuestiona. Por ser mujeres se nos cuestiona nuestra capacidad para llevar adelante proyectos económicos viables y sustentables. Se nos señala qué tipo de emprendimientos podemos llevar adelante por nuestro género. Se nos exige ser madres y ocuparnos del hogar. Se nos exige éxito y belleza al mismo tiempo que se nos mira con desconfianza si lo logramos. Se nos cuestionan los roles empresariales por el hecho de ser mujeres. Las palabras “emprendedor” y “empresario” se asocian a roles masculinos exclusivos.

Como mujeres emprendedoras y empoderadas entendemos que la unión hace la fuerza. La unión de las mujeres del sector es un hecho inédito y revolucionario, acorde a los cambios de época. No queremos ni necesitamos que otros hablen por nosotras. Nos unimos para hacer escuchar nuestra voz y nuestras propuestas como conocedoras del día a día en cada una de las áreas en las que nos desempeñamos con excelencia.

Nuestro objetivo es trabajar y desarrollarnos junto al país aun a pesar de las diferencias partidarias. Nuestra agrupación va más allá de ellas, nos cansamos de estar rehenes de las disputas partidarias. Necesitamos soluciones concretas y urgentes para el día a día.

Convocamos a todos los sectores sociales y espacios políticos a dar una respuesta concreta a la problemática PYME, y a aportar soluciones igualmente concretas. Es el momento de que la sociedad toda se involucre en los asuntos públicos en pos del bien común.

Nuestro colectivo de mujeres empresarias, emprendedoras y comunicadoras promueve la necesidad de dar respuestas concretas a la situación económica actual mediante un proyecto de «emergencia PYME» para atender las diversas necesidades de un sector castigado diariamente. La iniciativa promovida por la Lic. Adriana Rodriguez, cuya única bandera política es la de la producción y continuidad laboral en todo el país, «Nos cansamos de esperar la unión del sector PYME, que cada emprendedora o empresaria en cualquier punto del país pueda ejercer su derecho al trabajo y que esto no se convierta en un castigo».

PETITORIO de Mujeres Argentinas por las PYMES,

unidas para superar la crisis.

Ambito Financiero: Bono  empresarios piden extender pago en 5 cuotas a todas las actividades pymes

Ambito Financiero: Bono empresarios piden extender pago en 5 cuotas a todas las actividades pymes

La oficialización del pago de un bono de $5.000 a cuenta de paritarias para todos los trabajadores en relación de dependencia abrió el debate entre los empresarios y los gremios sobre la modalidad de pago.

El primer sindicato en sellar un acuerdo respecto a los tiempos de cobro fue Comercio. La organización que conduce Armando Cavalieri acordó con CAME que el pago de los $5.000 se realice en 5 cuotas.

En ese contexto, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa pide contemplar este modelo para el resto de las actividades del sector pyme. Las autoridades de la entidad lanzaron su propuesta a través de un comunicado pensando en el “estado de emergencia” por el que atraviesa la economía.

Si bien los mercantiles forman parte de la gran masa de empleados vinculados a socios de CAME, desde la entidad indicaron que también representan a otros sectores como el turismo, la industria y la construcción, quienes también están obligados a pagar el bono de $5.000 a cuenta de futuros acuerdos paritarios.

“La decisión de acordar la recomposición salarial no remunerativa hasta en 5 cuotas fue clave si se tiene en cuenta que el sector mercantil es el más grande del país en cuanto al alcance del convenio colectivo”, explicaron desde CAME.

Vale recordar que las cámaras de comercio sellaron este jueves con el gremio mercantil que el bono de $5.000 para los trabajadores se podrá pagar en cinco cuotas a partir de septiembre.

Según el documento firmado, las partes acordaron que la asignación no remunerativa «podrá efectuarse en un máximo de cinco cuotas, iguales y consecutivas, de mil pesos cada una». Así, el primer tramo se abonará con los salarios de septiembre y el último con los sueldos de enero de 2020.

El documento aclaró que «aquel empleador que así lo considere», podrá abonar la asignación no remunerativa en un pago único durante octubre. El acuerdo fue alcanzado por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, la Confederación Argentina de la Pequeña y Mediana Empresa, la Unión de Entidades Comerciales Argentina y la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios.

Por su parte, la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (FECOBA) aseguró tener preocupación por el bono de 5 mil pesos al sostener que las pymes sufren «caída de ventas y escasa rentabilidad».

En tanto, Mujeres Argentinas por las PYMES un colectivo de Empresarias, Emprendedoras y Comunicadoras, reclamaron la puesta en marcha de sesiones extraordinarias en el Congreso para aprobar la emergencia pyme y un paquete de medidas que ayuden a las Pymes industriales y de Comercio a atravesar la fuerte crisis por la que atraviesa la producción y el trabajo.

A su vez, se pide el compromiso de todos los sectores políticos en los próximos meses para la asistencia financiera, el mantenimiento y creación de empleo.

Fuente: AmbitoWeb

MUJERES ARGENTINAS POR LAS PYMES RECLAMA LA EMERGENCIA PYME YA

MUJERES ARGENTINAS POR LAS PYMES RECLAMA LA EMERGENCIA PYME YA

Mujeres Argentinas por las PYMES (colectivo de Empresarias, Emprendedoras y Comunicadoras), reclaman la puesta en marcha de sesiones extraordinarias en el Congreso para aprobar un paquete de medidas que ayuden a las Pymes industriales y de Comercio a atravesar la fuerte crisis por la que atraviesa la producción y el trabajo. A su vez, se pide el compromiso de todos los sectores políticos en los próximos meses para la asistencia financiera, el mantenimiento y creación de empleo.

Se solicita declarar la emergencia pyme debido a la cantidad de empresas en crisis.

Diario Perfil: Las mujeres y el futuro del trabajo

Diario Perfil: Las mujeres y el futuro del trabajo

n general, cuando se piensa en las pymes se piensa en masculino: hombres que son dueños de empresas y/o CEO. Las mujeres no se visibilizan salvo en empresas familiares en las que alcanzan posiciones de conducción y manejo ante el retiro de sus padres y/u otros familiares varones. Destaco la nota del domingo 15 en 50/50, en que Patricia Valli entrevista a Adriana Rodríguez, directora de la Editorial Almaluz y armadora de Mujeres Argentinas por las Pymes, un grupo de mujeres empresarias de pymes que quieren expresarse y tener identidad en sus posiciones. Rodríguez expresa el análisis del grupo frente a las políticas actuales y las que se deben implementar. Lo plantean desde el país que queremos y al que aspiramos, algo que no es frecuente. ¿Queremos un país que se “reprimariza o uno productivo”? En la medida en que no conseguimos superar la dependencia de la producción primaria, sin valor agregado que nos permita robustecer la actividad industrial, tendremos menos capacidad de crecer económica, social y culturalmente. Mujeres Argentinas por las Pymes resume las medidas que consideran básicas para mejorar y ampliar la actividad de las pymes, un motor clave de la economía, donde a pesar de haber muchas mujeres no se ven en la conducción. Pero también reconocen que a estas medidas se agregan otras permanentemente. Comparten sus propuestas con grupos empresarios del país. Es muy importante que las mujeres, que son solo el 9% del total de la dirección empresarial, se asocien para llevar su voz a los niveles de decisión, ya que ellas, las invisibilizadas, aportan una visión que no se puede ignorar. Dicen: se requiere del trabajo en equipo sin dejar a nadie afuera. El liderazgo de las mujeres se caracteriza por promover el trabajo en equipo, con un manejo del poder frecuentemente diferente al tradicional. La conducción horizontal permite un mejor desempeño individual y un mayor rendimiento y producción grupal. En la agenda laboral se generan necesidades de personal capacitado con habilidades diferentes a las tradicionales, para responder a la demanda laboral, que se transforma digitalmente y requiere personal con habilidades tecnológicas y de manejo de programación  web, marketing digital y programación mobile androide. Nos preocupa el futuro del trabajo de las mujeres, porque las niñas y adolescentes tienen menos acceso a la educación tecnológica: esto hará que se rezaguen en las posibilidades laborales, ya que la mayor demanda laboral vendrá de empleos con capacidad de manejar la programación y el marketing digital que, si bien no requiere títulos universitarios, sí se necesitan habilidades de manejo de lenguaje digital que las niñas y adolescentes no tienen o es escasa. En la nota de Miguel Terlizzi en Política Económica el domingo 15 se plantea el cambio del mercado laboral, pero no se incorpora la visión de género, ni la necesidad de igualar a chicos y chicas para que las mujeres no queden relegadas a los trabajos más precarios y peor pagos. Para garantizar el futuro del trabajo de las mujeres necesitamos empezar por igualar la educación digital desde el nivel inicial. Esta es una asignatura pendiente en la Argentina.   Por último, la nota sobre el cantante Sam Smith en Protagonistas, que se declaró no binario y tuvo gran repercusión viral, marca una tendencia que supera la rigidez del binarismo de género –hombre o mujer– y que se corresponde con el reconocimiento de la diversidad de la identidad sexual, superando los estereotipos y mandatos sociales asignados a cada polo. Esto lo señala muy bien Mónica Beltrán, en su columna “Uniformes sin género”, relata la superación de los uniformes de mujeres y varones de las escuelas privadas y el delantal blanco de las escuelas públicas. La no diferenciación del uniforme marca la libertad de vestirse según el gusto de cada persona, superando la rigidez del uniforme binario. Beltrán reconoce cómo esto les cuesta a los mayores de 50 años. Mabel Bianco Médica. Presidente de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM). Defensora de Género de Diario Perfil. (Fuente www.perfil.com).

Página12: «No va a ser fácil pagarlo»

Página12: «No va a ser fácil pagarlo»

El ministro de Producción, Dante Sica, confirmó que el Gobierno está cerca de concretar un acuerdo con empresarios y sindicalistas para habilitar un bono para el sector privado, que sería de 5000 pesos. Empresarios consultados por Página/12 se manifestaron de acuerdo por considerar que los trabajadores lo necesitan “con urgencia”. Sin embargo, explicaron que será muy difícil pagarlo, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas, ante la caída en las ventas y los altos costos de financiamiento. “Es muy fácil discutir con el bolsillo ajeno”, se quejó más de uno. Por otro lado, aseguraron que el dinero estará destinado al pago de deudas más que a reactivar el consumo interno. Y en caso de ser obligatorio, pidieron compensaciones para afrontar los pagos. El Gobierno definirá el monto y la implementación del bono la semana que viene, luego de conocer el dato de inflación de agosto, que se publicará este jueves.

LEER MÁSLa canilla del crédito ni siquiera gotea | Después de nueve años, las empresas no pudieron emitir títulos
LEER MÁSLo que dejó el triunfo de Alberto Fernández | Las claves fundamentales para leer la elección

“Los trabajadores necesitan el bono con urgencia, pero la situación es crítica para las pymes, no estamos en condiciones de pagar”, explicó Pedro Cascales, empresario de la industria ferroviaria y miembro de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). En la confederación, integrada por más de 1400 cámaras en todo el país, el 80 por ciento de las firmas cuentan con menos de 20 empleados. “Depende el rubro cómo van a afrontar el pago: el financiero, el agro, el petróleo y la minería no deberían tener problemas, pero el comercio, el textil, la metalmecánica y el calzado están en una crisis profunda”, detalló Cascales.

A la caída en las ventas y las altas tasas de interés para financiarse, se sumó el problema de la última devaluación post elecciones, donde aumentaron los costos por los insumos dolarizados y volvió romperse la cadena de pagos. “Se acortó la cadena de pagos y se alargó la de cobranza, por lo que hay empresas con atrasos en el pago de sueldos”, detalló el empresario. En este sentido, consideró que si el bono es obligatorio, como ocurrió a fines de 2018, pedirán una compensación, como por ejemplo, que el pago signifique un crédito de IVA o de contribuciones patronales. “Esto tendría un efecto positivo en las finanzas de la compañía, aunque económicamente es neutro. Sin compensación, va a ser muy difícil”, agregó Cascales. Además, informó que ante esta situación, el objetivo más urgente de las pymes es, en primer lugar, no cerrar, y en segundo lugar, mantener los puestos de trabajo. “¿De qué sirve dar un bono de 5000 pesos y a fin de mes tener que despedir a dos personas”, se preguntó. 

Con esta mirada coincidió Guillermo Moretti, empresario del sector químico y del plástico, y vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA). Consideró que el bono debería ser discutido “sector por sector”, según la situación de cada rubro. Según explicó, las compañías que utilizan insumos importados para la producción se encuentran en una situación crítica, dado que vendieron la mercadería con un dólar a 48 pesos y ahora que la tienen que reponer, el tipo de cambio está en casi 60 pesos. Además, tomó distancia de quienes consideran que un bono generaría un efecto multiplicador en el consumo. Lo que observa entre los empleados de la compañía es que los ingresos extras se utilizan para pagar las tarjetas de crédito, dado que el pago del mínimo generó una bola de nieve por los altos intereses. En este sentido, opinó que deberían tomarse medidas complementarias que tengan un impacto en el poder adquisitivo de los trabajadores: “Podrían hablar con el sistema financiero para discutir la tasa de interés de quienes tienen deudas en las tarjetas”.

Las empresas con mayor espalda para afrontar el pago de un bono son las más grandes, aunque aun así, consideran que les significará “un esfuerzo”. Víctor Fera, dueño de Maxiconsumo y Marolio, compañías donde trabajan 2000 empleados, dijo que cualquier opción que decida el Gobierno será correcta, ya sea un bono o la reapertura de paritarias. Y se mostró optimista por el resultado que podrían tener: “Si lo da todo el país, la plata va a volver al circuito. A todos nos costaría pagarlo, pero no podemos tener tanto egoísmo, todos tenemos que poner el hombro, no solo el asalariado”, afirmó. 

LEER MÁSLa historia de Brian, detrás del meme y la estigmatización | La intendenta electa de Moreno cuestionó la imagen que circuló en las redes

En la misma línea opinó Martín Cabrales, vicepresidente de Cabrales. “Vemos bien lo del bono o cualquier medida que sea un paliativo para aliviar el bolsillo de la gente”, dijo en declaraciones a Radio 10. Agregó que el pago “implicará un esfuerzo” pero se mostró de acuerdo porque considera que el dinero será utilizado para las compras en el supermercado, donde hubo fuertes aumentos tras la devaluación. “No son años fáciles, a la gente le preocupa cómo llenar la heladera”, concluyó.

Pese a que los empresarios aceptan que los trabajadores necesitan el bono, hay una fuerte preocupación por cómo hacerlo. “Es muy fácil hablar con el bolsillo ajeno”, reclamó Adriana Rodríguez, directora de la Editorial Almaluz y referente del colectivo de Mujeres Argentinas por las Pymes. “Soy la primera en pagar, porque el empleado es el que la lucha conmigo, pero necesitamos una compensación”, agregó. En este sentido, opinó que propondrán que les descuenten las cuotas del impuesto a las Ganancias que cobra la AFIP, como una de las tantas medidas que podrían impactar en los salarios de los trabajadores sin repercutir en las finanzas de las empresas.