En el Día de la Industria, mujeres del sector aseguran que el panorama es complejo pero apuntan a una reactivación a través del modelo de sustitución de importaciones. Por su parte, Alberto Fernández anunció hoy un paquete de medidas que va en el mismo sentido.

Según el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, la industria nacional realiza un aporte fundamental al empleo de calidad y a la movilidad social ascendente, con más de 1 millón de puestos de trabajo que explican casi el 20% del total del empleo asalariado formal del sector privado.

Sin embargo, producto de cuatro años de macrismo, se destruyeron 168.000 empleos de calidad, el poder adquisitivo de esos trabajadores se redujo en un 16%, la informalidad laboral del sector pasó del 28% al 31%, y cerraron 5.500 pymes industriales.

A raíz de estas cifras, en el Día de la Industria, y en medio de un escenario económico social complejo, Canal Abierto dialogó con referentes de industrias pymes y empresas recuperadas para graficar en primera persona la situación actual del sector.

Erica Bellini, del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas e integrante de la Dirección de Empresas Recuperadas, comentó que en este momento hay en el país alrededor de 400 empresas recuperadas, de las cuales 280 están registradas. Esta información les permitió avanzar en darles un alivio económico para la producción desde el programa Potenciar Trabajo que administra el Ministerio de Desarrollo Social.

A su vez, Bellini comentó: “En abril presentamos desde la Dirección el proyecto de ley de recuperación de unidades productivas en el Congreso. En las provincias estamos trabajando en proyectos de leyes para darle seguridad jurídica a la recuperación de fábricas. Sabemos que con la pandemia se van a intensificar las problemáticas de las empresas que ya viven un momento complicado”.

La realidad es que para recuperar la industria no solo basta con créditos, sino con la reactivación tanto de los mercados internos como externos. Durante el acto por el Día de la Industria que encabezaron Alberto Fernández y Matías Kulfas, se dio a conocer un plan para la reactivación de este sector.

Entre las principales medidas se destacan:

  • Créditos por $455.000 millones para reactivación productiva de las pymes y financiamiento del cambio estructural. Tasa de interés de fomento y plazo a 10 años.
  • Creación de un sistema de Banca de Desarrollo que coordine la oferta de financiamiento para incrementar el impacto de los beneficios y la profundidad del crédito.
  • Desarrollo de proveedores industriales y tecnológicos. Apoyo de $1.400 millones a empresas nacionales que sean o aspiren a ser proveedoras en sectores estratégicos y de alto impulso como el petróleo y gas, la minería, automotriz, industria ferroviaria y naval.
  • Las pymes recibirán Aportes no Reembolsables (ANR) del Ministerio de Desarrollo Productivo por hasta un 70 por ciento del proyecto, o bonificación de hasta 10 puntos de tasa a empresas que inviertan en bienes de capital, certificaciones, desarrollos de productos.
  • Plan de Transformación Digital PyME y Plataforma Industria Argentina 4.0
  • Financiamiento público de 2500 millones de pesos a tasas bonificadas e incentivos fiscales para proyectos de adopción de tecnologías 4.0
  • Programa Nacional para el Desarrollo de Parques Industriales
  • Más de 3.000 millones de pesos de aportes y financiamiento en los próximos 12 meses. En esta primera fase del plan se ofrecerá apoyo a 48 parques industriales y tecnológicos en todo el país. El objetivo es asistir y desarrollar 300 parques industriales y tecnológicos en el período 2020-2023.

En este sentido, Bellini señaló: “Nosotros planteamos un modelo de sustitución de importaciones porque creemos que en Argentina está la capacidad productiva para reemplazar muchos de los productos que vienen del extranjero. En la Dirección también tenemos un programa que tiene que ver con esto, que muchas de nuestras industrias y empresas podrían estar produciendo a un nivel mucho mayor del que se importa y con un costo muchísimo menor a lo que cuesta crear un puesto de trabajo desde cero. Nuestras recuperadas pueden, más allá de los trabajadores y trabajadoras que ya están en las fábricas, incorporar personal de una manera bastante simple”.

Por su parte, Tamara Rosenberg, trabajadora de la cooperativa textil La Alameda, coincide en esta forma de reactivación de la industria nacional. “Para que se puedan mantener empleos y eventualmente generar otros –aunque ya se han perdido muchos puestos de trabajo con la “pandemia amarilla”- creemos favorable que no se importen productos y que eso ayudaría a que se reactive nuestra industria. También hay que ver cómo se reconfigura el consumo. La economía de las familias se vino abajo, con lo cual la industria textil específicamente se va a ver un poco resentida, porque lo que más se compra es alimentos”, subrayó.

La Alameda, al igual que muchas otras cooperativas, reconfiguraron su producción para sobrevivir durante esta cuarentena. En varios casos, estuvieron abocadas a la producción de insumos sanitarios destinados a establecimientos de salud, siempre a horario reducido y con menos gente por turno.

“Hace veinte días, muchos de nuestros clientes habituales empezaron a quedarse sin stock y nos pedían producir. Volvimos manteniendo los protocolos de cuidado e incrementamos la producción. Sabemos que se viene una crisis muy fuerte y queremos conservar los clientes”, agregó la trabajadora.

En tanto, la presidenta de la Mesa Nacional de Mujeres Argentinas por las Pymes, Adriana Rodríguez, informó que el panorama de las pymes es complejo, y se acompleja más o menos de acuerdo al sector. El industrial es uno de ellos. “Por el momento sabemos que el 10 de noviembre se activa el plan de moratoria con una tasa de interés simple para las empresas que estaban en dificultad por los procesos anteriores, que se fue postergando a raíz de la pandemia”, dijo.

Además explicó que en el sector hay muchos contagios de COVID-19, que los costos de transporte para los empleados están siendo insostenibles y que “el ATP no logra cubrir los costos necesarios para que la industria siga funcionando”.

Las mujeres como lideresas

También en el contexto de la Semana de la Industria, el Banco Nación y el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidades, anunciaron ayer el lanzamiento de créditos a tasas subsidiadas para MiPymes lideradas por mujeres. “La inclusión, la participación y el protagonismo de la mujer en todos los ámbitos sociales, económicos y productivos tiene que ser una realidad y dejar de ser una utopía”, resumió la ministra Gómez Alcorta durante la presentación.

Como representante de Empresas Recuperadas, Bellini celebró esta iniciativa y comentó: “Tenemos empresas enteramente recuperadas por mujeres, como lo es Mielcitas, por ejemplo. Desde su lugar ellas supieron dar esa lucha”.

Fuente: canal abierto https://canalabierto.com.ar/2020/09/02/en-argentina-hay-capacidad-productiva-para-reducir-importaciones/